El cadaver (Cuento)

El cadaver (Cuento)

El cadáver que reposa en su cama de operaciones pertenece a un joven de unos 25 años, de contextura normal y cuerpo aun tibio, lo que indica que tiene poco tiempo de haber fallecido, a causa de una hemorragia producida por un objeto filoso en su pierna.

Sin saberlo, él joven fallecido podría ser el vehículo para que algunas personas puedan vivir y superar las enfermedades que los aquejan.

Puede parecer cruel, pero cuando la ciencia avanza se rompen paradigmas y las leyes comienzan a ser ineficaces ante las realidades.

El joven, de nombre Alex, según su documentación, de seguro tiene familia que reclamará su cuerpo en la morgue del hospital cuando él terminé de usar los órganos que le hacen falta.

Unos serán trasplantados inmediatamente en humanos, otros iniciaran el ciclo para luego ser xenotransplantados, cuando este sea cultivado en el cuerpo de algún animal.

Suena perverso y hasta demoniaco este procedimiento, pero ha sido imposible convencer a la gente que un cadáver puede ser abono para continuar la vida de otro y que al fin y al cabo, los órganos de este, son desechados cuando se prepara el cuerpo para los actos fúnebres.

Un corazón puede funcionar hasta 4 horas fuera del cuerpo si se extrae rápidamente, 6 horas los pulmones, 8 el hígado, 16 el páncreas, 24 los riñones, solo por nombras algunos donde la ciencia ha podido ser exitosa para realizar trasplantes, pero existen otros en etapa experimental que también pudieran servir.

A problemas extremos, soluciones desesperadas y hasta allí ha llegado su Consorcio para conseguir donadores sin el consentimiento propio o de familiares, porque a la hora de las apariencias, no se muestran las interioridades de un cadáver cuando se le realizan las exequias postreras para ser enterrado.

Es un pequeño bache en el sistema que han logrado aprovechar sin consecuencias y para eso solo ha hecho falta buenas remuneraciones a la cadena de personas por donde pasa un ser cuando por alguna razón consigue la muerte.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *