Regocijo. Un poema

Regocijo. Un poema

Estimados amigos, luego de un corto receso en mi participación en concursos, vuelvo para hacer mi parte en el concurso bonito de poesía lírica que organiza @felixgarcíap.

Para esta edición (cuyas bases pueden leer aquí), ha escogido una palaba realmente preciosa en todos los sentidos que se le pueden atribuir en español: joy, que puede significar regocijo, alegría, alborozo, y muchas oras cosas buenas para tener. Y no he querido (o no he podido) quedarme con uno solo de sus sentidos.

También ha sido difícil de abordar. No podía abarcar el tema. Luego me di cuenta de que no podía pretendr hacer tal cosa, sino acercarme a él, pues no es una tarea de un único poema y tal vez (y ojalá) el regocijo sea una cosa de escribirse con el trabajo de los días, como decía alguien que sabía de qué hablaba.

Como siempre, quedo agradecida, y recomiendo con gran regocijo que participen en este concurso. Es una de las mejores maneras de apoyar la creación en Steemit.


REGOCIJO

Un rayo de sol, un celaje,

una hoja dorada que cayó una tarde.

El canto de un gallo en la madrugada

y un coloquio de loros sobre la mata de guayaba.

Las abejas que se afanan en la flor de una auyama

Y el sol del mediodía, cuando las horas arden.

Una ola que golpea la roca y, rugiendo,

se devuelve al infinito, insondable,

Tiempo Hondo de las Eras.

La luna tras la nube, cuando trae agua;

La filigrana cristalina de la araña

Y la diligencia albañilera de la hormiga.

El café cerrero de esta madrugada…

El viento que un día me levantó la falda

(era abril y las espigas

de un sueño redimido

levantaban su morada).

La llovizna.

Los misterios.

La página del cuento que me reveló su amparo.

La extensión, la anchura,

La maravilla de todo lo que no comprendo.

Los dientes musicales de mi padre.

Las increíbles manos de mi madre.

Los ojos de ardilla de mi abuela.

La vida de mi hija

Y la vida del hombre que me ama.

La voz hermana.

Los amigos.

El paso de las hadas.

Los libros que me esperan

Y todas las historias que me regaló la infancia.

El eco de los gecos que buscan amor temprano.

La semilla que brota con potencia de la tierra

Y la cosecha del fruto con su asombro de vida.

Las palabras que me esperan en la mesa de trabajo.

Mis colores.

La memoria que he tejido con amores y con penas.

El camino recorrido y cada una de sus mellas…

Es lo que llamo alegría, dicha y alborozo

Contento, deleite, encanto y dulce gozo.

Fuente de la imagen

Gracias por la compañía. Bienvenidos siempre.

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *