El naufragio (Cuentonimio)

El naufragio (Cuentonimio)

https://images-na.ssl-images-amazon.com/images/I/41Iv%2B-p8wJL.jpg
Fuentecenter>

La tormenta es cada vez más fuerte.

Las gotas de lluvia se multiplican.

El viejo marino sabe que será cuestión de poco tiempo para que la embarcación naufrague.

Es una madrugada de pesca rutinaria y el cambio climático lo ha tomado por sorpresa, ya que como preso evadido, la luna se ha escondido entre un manto de negras nubes.

Está a unos doscientos metros de la costa.

Imprime más velocidad al motor de su también vetusto bote para ganar distancia hacia la orilla.

Un rayo ilumina todo y una inmensa ola los engulle y hunde.

El agua está fría y el hombre intenta salir a la superficie, pero la corriente marina, como un brazo que lo sujeta, se lo impide.

Intenta calmarse, sabe que el oxígeno que está en sus pulmones será consumido más rápidamente si su adrenalina se eleva.

No es la primera vez que queda a merced del mar y sus misterios.

Ha sobrevivido a su furia y abrazo mortal en otras ocasiones.

El secreto ha sido esperar y conservar la calma.

Bajo el agua los segundos parecen siglos.

Deja de mover sus piernas y siente que su cuerpo es empujado hacia adelante.

Necesita salir y tomar una bocanada de aire.

Mueve brazos y piernas para ver si logra salvar el metro de agua que lo separa de la superficie.

La corriente marina en estos casos es más fuerte arriba que abajo, ya que el viento es un catalizador para que esto ocurra.

Su cabeza está punto de explotar.

Luces que parpadean comienzan a ser espejismos cada vez más reiterados.

Nada tienen que ver con la que dicen los moribundos que observan cuando la muerte llega, aunque en este momento no podría asegurarlo.

De repente todo se oscurece.

Cronos hace su aparición deteniendo el tiempo.

El cuerpo se hace ligero y pierde la energía para luchar contra la ola.

Los pulmones quedan sin oxígeno y el experimentado pescador pierde su lucha contra el destino, quien toma venganza de las ocasiones en las cuales el hombre logó evadirlo.

Su cuerpo será llevado inerte a la orilla.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *